Exceso de agua y drenaje

Una de los principales causas de la muerte de las plantas en nuestros hogares, aunque parezca raro, es el exceso de riego, y no lo contrario como pudiera parecer.  Un exceso de agua es muy perjudicial, ya que los poros del suelo se encuentran completos de agua, asfixiando las raíces de las plantas que no pueden tomar oxígeno.

Este síntoma se ve reflejado en las plantas como un marchitamiento, como si le faltara agua, amarilleando con los días hasta la muerte, en caso de que el agua persista. Para evitarlo conviene evacuar lo más rápido posible el agua.

En macetas es sencillo, basta con colocar una capa de grava en la base para que el agua drene rápidamente por los agujeros, sin embargo en el jardín deberemos tomar otro tipo de medidas más rotundas.

Si tu jardín se encharca deberemos crear puntos de drenaje o roturar la tierra, ya que puede estar demasiado compacta.

En el primer caso, lo mejor es que el jardín tenga una cierta inclinación hacia las salidas naturales del agua de nuestro jardín. ESi esto no fuese posible, se puede excavar una zanja y rellenarla de grava o tubos de drenaje para favorecer el transcurso del agua por ella como si de acequias se tratasen para evacuar el agua sobrante  hacia puntos de desagüe.

En el segundo caso, la solución es más sencilla, bastará con roturar la tierra para ahuecarla, si además incorporamos arena al sustrato hará que drene mucho mejor.

 

¿Cuándo hay más riesgo de problemas de drenaje?

• Si el suelo es arcilloso, más riesgo que si es arenoso. Aunque no todos los suelos arcillosos drenan mal. 


• En áreas planas o cóncavas del terreno.

• Al pie de pendientes, que es donde llega toda el agua de escorrentía.

• Un jardín cerrado por paredes o que carezca de una salida natural del agua por superficie puede acumular más agua de lo conveniente.

 


Comentarios: 0